Loading

Esta vez me he puesto a pintar el más grande reloj astronómico en el mundo, cuya dimensión real desgraciadamente no puedo encontrar. Se adorna la torre del campanario de la Catedral de Cremona, en la Lombardía italiana. Este reloj es el más joven de mis escogidos – ¡fue instalado a fines del siglo XVI! Notad que aquí ya tenemos cuatro Romano normal en lugar de IIII (sobre que escribí aquí).

_MG_3074

Los efectos de mi trabajo – aun de año pasado – podéis mirar arriba y en la galería 🙂

Los invito tambien a un reloj-viaje a Venecia y Padua!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top